sábado, 1 de diciembre de 2007

LOS DRUIDAS Y MERLIN EL MAGO




VICTOR MANUEL GUZMAN VILLENA 


El ser humano siempre se ha manifestado de una misma manera, ya sea el salvaje de los grandes bosques o la civilización de las grandes ciudades. Las mismas necesidades animan a todos los hombres en general: el apetito físico y la sed de adoración. Los cultos modernos son semejantes a la ceremonia de adoración a las clases antiguas. Las religiones actuales no son mejores o menos buenas que aquellas antiguas ceremonias. El libro de Pheryllt y los escritos de Pridion enseñan que los druidas habían recibido de la Atlántida su gran conocimiento científico. El monumento de Stonehenge fue una revelación para Inglaterra porque se ha probado definitivamente que es preciso rebuscar el origen de los druidas mucho más tiempo atrás de los 3500 años antes de la era cristiana. Los druidas eran un grupo intelectual celta que, durante la época de los «cazadores-recolectores», evolucionaron desde los primitivos sabios y sabias de los antiguos ancestros de los celtas. Los druidas son la mas avanzada de todas las clases intelectuales entre los pueblos de la Europa antigua. La trasmigración del alma fue un artículo de fe de la religión druídica, aunque no más que el culto al dios Hu. Basta saber que se requería 20 años de práctica disciplinaria antes de ser admitido en la orden para comprender entonces que había seguramente algo mucho más profundo en la base de su institución. Tácito los describe como semidioses de venerable apariencia. Rowlands dice que eran hombres dados al pensamiento y constantemente ocupados en enriquecer su saber. Se asocia a los druidas con la magia, es decir dominio de la física y la química. Las creencias druídicas se pueden calificar de teurgia, es decir mecanismos iniciáticos en el plano divino (Teo). 
El teurgo es un sacerdote, un iniciado en los grandes arcanos, que oficia con el conocimiento perfecto de las leyes supranormales, el cual unido a una antigua sabiduría se eleva a las esferas sublimes, permitiéndole llevar a cabo su trabajo en favor del mejoramiento de las colectividades y para el progreso de la humanidad. Para obtener en su época el título de druida había un proceso de iniciación tan estricto que demandaba entre otras cosas, méritos y estudios; proporcionaban las informaciones al candidato numerosos geógrafos, poetas, historiadores, filósofos. Los druidas debían ser astrólogos como médicos, poetas, jueces, historiadores e instructores del pueblo. La iniciación era otorgada en el interior de una gruta conforme a la leyenda de Enoch quien había escondido un tesoro consistente en involubles secretos asentados sobre una roca. Pasaba tres días el candidato encerrado en un sarcófago (alegoría que la francmasonería ha conservado en uno de sus grados como símbolo de la muerte mística) Este aprisionamiento dentro de un ataúd expresada como “la muerte moral que se imponen para librarse de los vicios”. La ceremonia que los druidas ofrecían al gran dios Hu eran celebraciones-emblema, que simboliza a Noé y su arca escapada. Una inmensidad de misterios eran practicados, como por ejemplo la inmersión en el agua que fue transmitido por los esenios y denominada más tarde bautismo por los cristianos. O también el paso por una avenida en medio de bestias salvajes como fue practicado en América Central, donde el aspirante debía pasar la última noche de iniciación en una jaula con animales feroces. Los druidas no admitían que su dios fuera representado por imágenes y encerrado entre cuatro paredes y por eso la naturaleza misma servía de santuario. Es importante anotar que los dólmenes son de piedra bruta, no tallada y por lo tanto inmaculada a la mano del hombre. Los druidas han dejado vestigios muy interesantes como son los alineamientos de las piedras circulares, que han sido considerados como cementerios. En cambio los dólmenes que son piedras colocadas en posición vertical y horizontal fueron lugares para las ceremonias de los espíritus. Plinio ha denominado a los druidas como los magos y sus lugares que aún se conservan intactos demuestran sus grandes conocimientos. Existe cerca de Paris el bosque de Meuda, un lugar estratégico al igual que las iglesias construidas en lugares propicios, generalmente edificadas en lugares reservados para ciertos cultos; las piedras eran colocadas en lugares magnéticos y así como las catedrales de la Edad Media estuvieron dirigidos sus altares hacia el Este; las piedras druídicas también estaban dirigidas siempre al Este. En un claro del bosque, en perfecto orden se hallaban colocados los menhires y los dólmenes cuyo significado cabalistas pueden ahora comprender inmediatamente. Era un ambiente maravilloso donde se resaltan los fluidos y las ondas vibratorias, los fenómenos electromagnéticos y que junto a las palabras, la música, perfumes trabajan sobre los estados mentales, alimentan la psiquis y estos efectos son debidamente correlacionados de los éteres, es decir la transformación de la energía física en poderes psíquicos. Toda la fuerza del mago estriba en captar estas partículas del dínamo-etérico para emplearlas al mundo dirigido. El conocimiento de la arqueometría los druidas emplearon en la construcción de su esoterismo; el conocimiento de esta ley era la puerta para la comprensión de todos los misterios. El arqueometro era un instrumento del cual se sirvieron los antiguos para estructurar su religión, basada en leyes cósmicas y su relación con sus fundamentos originales de la más pura esencia. Además de sus ritos y ceremonias los druidas estaban en constante relación con la naturaleza y tenían un perfecto conocimiento de las leyes que la rigen. Su ciencia es demostrada una vez más por la disposición del lugar y de los elementos que se encontraban en sus lugares iniciáticos. Y es así como las grandes comunidades iniciáticas han dado sus pruebas y el hombre anhela reencontrar sus derechos, sus conocimientos y su vida. 
MERLIN
El mago es el maestro de la alquimia. La alquimia es transformación. La búsqueda de la perfección se inicia a través de la alquimia. Somos el mundo. Cuando nos transformemos, el mundo en el cual vivimos también se transformará. Las metas de la búsqueda — heroísmo, esperanza, gracia y amor — son el legado de lo eterno. Para reclutar la ayuda del mago, debemos ser fuertes en la verdad, no obstinados en nuestros juicios. Mucho se dijo y se habló sobre el nacimiento, la vida y la obra de este gran mago. Su llegada a este mundo fue extraña, envuelta en el misterio de un padre ausente que según se dice provenía de oscuros parajes. Apenas nacido, su imagen mostraba sabiduría. Era hijo de una princesa galesa de Dyfed que había llevado una vida de devoción y pureza y que afirmaba que un ser dorado había engendrado un hijo con ella (lo que le enlazaría con las leyendas celtas, pues este ser dorado sería un dios). En otras versiones se dice en cambio que los demonios del infierno, enfurecidos por el advenimiento de Cristo, proyectaron el nacimiento de un Anticristo, para lo cual enviaron a un demonio con la misión de engendrar un hijo del mal con la princesa de Dyfed. Sus planes se malograron por la bondad innata de la madre que fue trasladada al hijo. El niño nació cubierto de pelo y con la facultad de razonar y hablar desde su nacimiento. El pelo se le cayó cuando fue bautizado, pero conservó la facultad de hablar y su clarividencia. 
Su primera intervención es ante el rey Vortiger (ver historia del castillo y los dos dragones). Después fue consejero de Uther Pendragón, padre de Arturo y luego de Arturo mismo que es por lo que más se le conoce, participando en múltiples historias de los muchos Caballeros de la Tabla Redonda.
Se le atribuía también el prodigio de haber trasladado el anillo de piedras mágicas llamado El Baile del Gigante desde Irlanda a la llanura de Salisbury, en donde se convirtió en un mausoleo para los reyes de Britania (este anillo de piedras megalíticas es conocido como Stonehenge). 

Mago, nigromante, profeta, conocedor de secretos y hacedor de prodigios, maestro de lo oculto, espíritu capaz de participar en la historia del mundo. Es un personaje inquietante lleno de misterio y cuyo final, que no es muerte, también se dejó en suspenso y del que existen varias versiones. En algunas estará encerrado eternamente dormido en una torre de aire en la que le encerró la Dama del Lago, o bajo una enorme roca conocida como la roca de Perron o de Merlín. Hay una versión que asegura que está retirado y metido dentro de un esplumoir, palabra de significado impreciso, pero que se ha interpretado como una jaula en la que se metía a los halcones cuando tenían que mudar la pluma. Su significado simbólico sería su retirada para adoptar un nuevo ropaje.. ¿material o espiritual?. Se decía que tenía su refugio en una isla que se situaba en Bardsey, frente a la costa de Anglesey. Allí tenía su observatorio y guardaba los trece Tesoros de Bretaña entre los que se encontraban un caldero inagotable, una colección de armas mágicas y un cuerno que había pertenecido al dios Bran (que tenia una isla en la que el tiempo estaba detenido y la comida y la bebida eran suministradas por una fuente invisible que no se agotaba nunca).


Seguidores

.

Temas tratados