lunes, 31 de marzo de 2008

INTERPRETACION DEL COSMOS

VICTOR MANUEL GUZMAN VILLENA

M:.M:.

Ya sea producto de la cultura oriental o de la occidental, el mandala circular o diagrama sagrado es una imagen familiar y omnipresente a través de toda la historia del arte.
La India, el Tíbet, el Islam y la Europa medieval lo han producido todos ellos en abundancia, y gran parte de las culturas tribales también lo utilizan, ya sea en forma de pinturas, de edificios o de danzas.
Tales diagramas suelen estar basados en la división de círculo en cuatro cuartos, y todas las partes y elementos implicados están interrelacionados en un diseño unificado. Las más de las veces son en cierta forma cosmológicos, es decir, que representan en un símbolo lo que se considera ser la estructura esencial del universo: por ejemplo, las cuatro direcciones espaciales, los cuatro elementos, las cuatro estaciones, a veces los doce signos del zodíaco, distintas divinidades y a menudo al hombre mismo.

Una de las aplicaciones más sorprendentes del mandala aparece en la arquitectura de las cúpulas, tanto islámicas como cristianas. El cuadrado representa a la tierra, abarcada en un cuádruple abrazo por la bóveda circular del cielo, y por lo tanto sometida a la rueda del tiempo en constante movimiento. Cuando el incesante movimiento del universo, representado por el círculo, da paso al orden comprensible, aparece el cuadrado. El cuadrado presupone pues el círculo y es resultado de éste. La relación entre forma y movimiento, espacio y tiempo, está evocada en el mandala. Pero lo más notable y constante de esta forma de diagrama es que expresa la noción del cosmos, es decir, la de la realidad concebida como un todo organizado y unificado.

Las catedrales góticas con sus rosetones crearon una de las expresiones más desarrolladas del mandala, al combinar y convertir en unidad la luz, el color y la forma. Con esto, sin embargo, culminó el ciclo de la evolución del mandala en ese continente. Pues vemos que va desapareciendo de las artes, primero, y luego de las conciencias. Poco a poco el pensamiento holístico salvífico, va siendo desplazado por la interpretación del mundo analítico-racional e intelectual. A partir de occidente la decadencia del mandala irradia a todo el mundo, y así vemos como esa mentalidad precisamente, nos ha llevado al borde de la destrucción del mandala-tierra.

De por sí estos ciclos no son nada malo, sin embargo, ni nada que debamos combatir, sino simples expresiones de la rotación del mandala. La misma que hallamos claramente simbolizada en el mandala del naipe décimo del Tarot, el llamado “Rueda de la fortuna”, que muchas veces vemos asimismo en los portales y los vitrales de algunas iglesias. Esta coincidencia entre un motivo de la baraja, que proviene de una profunda raíz esotérica y otro de la Iglesia católica romana, en principio quizá sorprende, pero hay muchas coincidencias.

¿Qué nos dice la rueda de la fortuna? ¿Acaso no dice...? Que todo lo que sube ha de volver a bajar, y lo que está en baja volverá a subir. Es ésta una ley esotérica antiquísima, o por lo mejor intemporal, que se aplica tanto a las culturas como a las eras históricas, las formas artísticas, las naciones, los individuos, las coyunturas económicas, las corrientes de la moda y las tendencias del gusto. Así el mandala nos muestra el movimiento de la historia y también el de su propio destino a través del tiempo. Después de conocer su punto culminante con las grandes catedrales y sus grandes rosetones, comenzó la destrucción del mandala, y con ella la de las culturas holísticas, caracterizadas por “lo sacro”. La iniciaron los españoles cuando destruyeron las culturas de Mesoamérica y lo hicieron característicamente porque buscaban el oro, pero sólo en su aspecto externo y material.

Se lo robaron a los aztecas, los mayas y los incas que sabían valorar el aspecto interno de ese metal, el más noble de todos, el cual simbolizaba para ellos a su Dios Sol. Por tanto, no es de extrañar que los españoles no encontrasen nunca “El Dorado”, el legendario país rico en oro, porque éste no tiene existencia física. Sólo quien halla su Dorado interior conseguirá realizarlo externamente. Parecido e igualmente condenado al fracaso en el criterio con que observa la química moderna el afán de los alquimistas y su búsqueda de la “fabricación del oro”.

En el concepto de la conquista se pusieron de acuerdo todos los occidentales. Varios pueblos europeos han ido turnándose en la destrucción de culturas enteras que vivían pendientes del mandala. O dicho en otras palabras: el hemisferio cerebral izquierdo declaró la guerra al derecho y la derrota de éste ha sido aparentemente completa. ¡Pero sólo en apariencia! Así nos lo declara el intemporal símbolo T’ai chi. Las culturas indias de América del Norte, con sus mandalas de arena sucumbieron ante los europeos acaudillados por los ingleses. Cierto que por aquel entonces los europeos también eran enemigos entre sí, pero iban de acuerdo en cuanto al sentido de empuje contra las culturas holísticas de las dos Américas. En el otro continente, las culturas “de lo sagrado” tampoco tuvieron la oportunidad frente a la nueva manera de pensar y obrar. También feneció el mandala en la India, donde había determinado la vida entera. Y el símbolo de su liberación en nuestro siglo ha sido, precisamente, otra vez la rueda, la rueca de hilar que el Manhatma Gandhi hacia girar para recordarles a los compatriotas sus raíces. Que los indios volviesen a hilar el hilo que los ligaba a las raíces de sus tradiciones. En la destrucción de las culturas del Mandala, hubo una especie de punto culminante cuando el Tíbet paso a manos de la administración China, y la cultura tibetana configurada por el taoísmo y su antiguo símbolo de t’ai chi, a su vez fue desplazada por una nueva mentalidad. En el Tíbet los mandalas desempeñaron un papel principal que controlaba toda su existencia.

Después de esto quedaron destruidos o momificados en los museos todos los mandalas vivientes de Europa, América, África, Australia y Asia. Vale decir que el proceso se extendió a todo el mundo; en Europa, su origen, las catedrales degeneraron en meras curiosidades turísticas donde se cobra por su entrada. Sin embargo los mandalas nunca murieron del todo. Sobrevivieron en las sombras, en las ruinas, en la fantasía, se expresaban en los delirios, en los excesos de las drogas e incluso invadan furtivamente su mundo contrario, el de la técnica, cuyo símbolo principal es la rueda dentada de los engranajes. Por algo muchos individuos de los que viven en nuestra cultura tienen la sensación de no ser más que ruedillas de un engranaje inmenso y anónimo. Pero no temamos por los Mandalas. No perecerán mientras sobreviva un solo individuo de la especie humana. Y aunque una de las mitades (del cerebro o del símbolo del t’ai chi) prevalezca, en su mismo centro sobrevive siempre el polo contrario (el punto negro en campo blanco).

Esa evolución unilateral no es buena ni mala: es. Se halla implícita en el mandala mismo, y también la previeron las culturas del mandala (sirvan de ejemplo las profecías del vidente amerindio Ciervo Negro, quien predijo el vía crucis de las naciones indias hasta su decadencia, y también las visiones de los indios hopi). Hoy hemos alcanzado un punto de inflexión, el punto que marca el redescubrimiento de nuestras raíces, de nuestros mandalas internos. Eso tampoco no es bueno ni malo, sino que es. Poco a poco, y no por casualidad, vamos presenciando un renacimiento de los mandalas en lo externo: en las artes y en las tradiciones meditativas a su vez renacidas. Ese proceso podíamos leerlo en cualquier mandala; es una ley natural y se cumple. Recuperemos ahora nuestra sombra, y se convierte en nuestra misión: la búsqueda que nos había precipitado totalmente hacia lo externo, desembocando en ob-sesión y des-esperación, atascada en la polaridad, se vuelve de nuevo hacia el centro, hacia lo medio, la me-ditación.

Se ha cerrado de nuevo el círculo del mandala, y sabemos que volverá a abrirse, a cerrarse, a abrirse.

miércoles, 26 de marzo de 2008

TAROT: SIMBOLOGIAS DE LAS IDEAS UNIVERSALES


VÍCTOR MANUEL GUZMÁN VILLENA

MISTERIOS

Existen muchas teorías sobre el origen del Tarot. Durante distintos períodos de la historia, la oculta (la palabra significa "oculto") o bien estudios a la libre disposición de todos o profundamente secreto, en función de las autoridades de la cultura de la actitud hacia el conocimiento oculto. Una teoría es que en la gran biblioteca de Alejandría en Egipto, cuya hembra bibliotecario Hypatia fue mundialmente conocido por su sabiduría y el aprendizaje, existen pergaminos que contienen toda la sabiduría del mundo antiguo, entre ellos dedicados al estudio del tarot. 

El origen de estos naipes proviene del antiguo Egipto y de una derivación del famoso "libro de Thoth" o libro sagrado cuyo origen se cree fue realizado en hojas de oro y dictado por Thoth "Dios Egipcio" que era el encargado de prever el futuro y la medida del tiempo. Se le adjudica además la invención de los números y de la escritura en grabados. Al parecer tenía todo el respeto de los gobernantes y la adoración del pueblo, que le consideraban el Dios que manejaba la vida y el destino de todos. Parece ser que en la época de los Tolomeos a Hermes se le llegó a considerar la encarnación del Dios Thoth, y que también se le tuvo como un gran rey en Egipto.

Los arcanos mayores se cree que fueron obra suya, plasmados en la Tabla Esmeralda, que era una piedra preciosa en la que se grabó la tabla mágica, y que fue más tarde encontrada en la tumba de Hermes. A esta tabla se la puede equiparar con las tablas que se establecieron en la ley de Moisés. Muchos de los símbolos que aparecen en el "libro de Thoth" se cree que proceden de enseñanzas de antiguas civilizaciones que poblaron la Tierra hace casi ochenta siglos, y que dejaron esa huella con esos grabados, muchos de ellos muy actualizados hoy en día. Parece ser que el "libro de Thoth" se escribió antes de que se construyeran las pirámides e incluso desde el comienzo de la civilización egipcia. 

En ese libro se condensaba todo el Universo, los animales, la civilización, el mundo material y espiritual, el mundo intelectual, el cielo, lo divino, lo humano y el cosmos. Muchos grabados de este libro tienen que ver con la astrología y de ahí que haya una cierta similitud en parte de su interpretación. Se cree que la creación de ese libro fue causa de una gran información cultural de la época y de un deseo de explorar y descubrir el progreso, la ciencia, y la evolución de la vida. Hay una gran similitud de los grabados del "libro de Thoth" con los grabados en las pirámides y las esfinges. De esos grabados ha derivado la creación de los grabados de los arcanos mayores que en fusión con las 40 cartas de los palos de copas, bastos y oros que nos identifican la vida cotidiana. Ese conjunto de cartas se les denomina "Tarot" o "Tarot Egipcio" y es el que se emplea a través de los siglos y las culturas como método adivinatorio. Se dice que los gitanos llevaron las cartas a Europa y la "gitana" se consideraba una forma de corrupción "egipcia". La Iglesia católica le califico "como el libro de imágenes del diablo", y las cartas son rápidamente condenadas por la inquisición como herejías. No parece haber duda de que las cartas son un medio para la preservación de los conocimientos ancestrales, que la Iglesia católica considera peligrosas o heréticas, en un momento en que es literalmente un peligro para su vida a
creer cualquier cosa que no sea el establecido Iglesia dogma. Aunque sólo podemos especular sobre sus orígenes, el tarot imágenes están indisolublemente vinculadas a antiguas creencias, mitologías, y de los sistemas religiosos, como la Cábala hebrea. Otros, en particular Pitágoras, considera que las letras y los números son en sí mismos seres divinos que poseen poderes extraordinarios, el neo-griego Pitágoras escuela enseñan estas ideas. El noble francés, estudioso de las ciencias iniciáticas conocido como el Conde de Gébelin, descubre que el nombre de Tarot proviene de dos antiguas palabras egipcias: Tar que significa camino y Ro que significa real. Así que quiere decir Camino Real al Conocimiento.

Lo que sabemos a ciencia cierta es que el Tarot ha representado símbolos de carácter universal conocidos por los antiguos rosacruces, quienes usaron la frase Rota Mundi y cuyos símbolos el famoso escritor y místico Sir Francis Bacon utilizó en sus anotaciones criptográficas, como son los números 22, 56 y 78. Nótese que el tarot está compuesto por 78 cartas.

Símbolo de las Ideas

El Tarot es realmente el cuerpo simbólico y gráfico de las ideas universales, las que se encuentran conectadas con la mente del ser humano a nivel subsconciente, es en este aspecto que representa todo su contenido místico y codificado. Estos principios han existido siempre, es por esto que el Tarot es la expresión absolutamente simbólica de la cábala. Debido a la facilidad y flexibilidad de su manejo por las manos del ser humano, el tarot se conecta y se vuelve uno con la consciencia de aquél que lo maneja con el más estricto respeto y conocimiento de que tiene en el mismo el contenido de los mayores misterios universales. Anima Mundi En opinión de los alquimistas y místicos, la importancia universal de los símbolos tales como el Tarot, presenta y preserva; se pensaba que a partir de la primavera Anima Mundi o Alma del Mundo, que se consideraba un gran repositorio de conocimiento, como una biblioteca universal, que se llenó con los recuerdos y la sabiduría de toda la humanidad-pasado, presente y futuro.

A veces llamado la "Akashic registros", esta fuente de conocimiento puede
ser visitada por cualquier persona dispuesta a hacer el esfuerzo de profunda contemplación. Dentro de este grupo están todos los colectivos de base; las cifras se encuentran en las religiones, los mitos, las leyendas y los cuentos de hadas. En su conjunto, estas cifras encierran una mágica almacén de profundo conocimiento esotérico. Por ejemplo, La Emperatriz simboliza la esencia de la feminidad, como se representa en la gran diosa madre de las más antiguas del mundo, la religión. Ella puede ser vista como el representante de lo que Goethe llamó "el eterno femenino", en tanto mito y la psicología. Así hace cada cifra del Tarot convocatoria de la cuarta persona inconsciente una profunda resonancia. El contacto con estas imágenes en un proceso consciente, intencionada permite su manera oculta resurja de la capa más profunda de la colectividad humana a la superficie y en su integración en la vida de una persona.

Las cartas del tarot son útiles para la meditación, así como para la
adivinación, o la de responder a las preguntas. Actúan para estimular la intuición, que es la clave de la puerta del inconsciente. Actúan para iluminar los factores ocultos en la vida de una persona que tienen que ver con la situación de que se trate. Con frecuencia, la persona que él mismo tal vez no sea consciente de estas cuestiones internas que secretamente conforman el curso de su vida. El Tarot, poniéndose en contacto con lo que está en el interior de la persona, revela. El tarot baraja se compone de 78 cartas: 22 arcanos mayores y 56 arcanos menores.


Los 22 principales arcanos representan un viaje a través de la vida de uno, que se origina con la carta del Mago y termina con una carta de llamada el Loco. Aunque muchos de los místicos han llamado a esto la carretera a través de la vida, algunos miembros del clero han dicho que las cartas son el camino al infierno y el diablo. El diablo es una tarjeta en los principales arcanos, pero representa: Pasiones, sexualidad, deseos, vínculo materialista, egoísmo, tendencia al mal.

Otra carta es ampliamente mal entendida, se trata de la famosa carta de muerte, que no significa la muerte del cuerpo físico, sino que simplemente el cambio y la transformación de algún tipo. Otros investigadores manifiestan que estas 22 cartas mayores representan los misterios mayores, las 22 letras del alfabeto hebreo y a la vez están en correspondencia con los 22 caminos del Árbol de la Vida.



I. El mago: Habilidad, espontaneidad, elocuencia, inicio de nuevos objetivos.


II. Alta Sacerdotisa: Habilidad de dejar que las cosas sucedan.

III. La emperatriz: Inteligencia, feminidad, fecundidad, progreso, logros.

IV. El Emperador: Madurez mental, firmeza, fuerza estable, poder, realización.

V. El Papa: Protección, persona a la que recurrir en momentos difíciles, evolución, búsqueda de espiritualidad y de verdad interior, enseñanza y ayuda al prójimo.

VI. Los amantes: Amor, elección, pasión, matrimonio, unión.

VII. El Carro: Movimiento, avance, éxito, viaje.

VIII. La Justicia: Justicia, equilibrio, lucidez, objetividad, imparcialidad.

IX. El Ermitaño: Reflexión, búsqueda interior, prudencia.

X. La Rueda de la Fortuna: Destino. Comienzo y fin. Cambio inminente.

XI. La Fuerza: Fuerza, confianza, control, voluntad.

XII. El Colgado: Sacrificio, entrega, prueba, transición, regeneración.
XIII. La Muerte: Transformación, limpieza, pérdidas necesarias.

XIV. La Templanza: Equilibrio, conciliación, entendimiento, paciencia, confianza.

XV. El Diablo: Pasiones, sexualidad, deseos, vínculo materialista, egoísmo, tendencia al mal.

XVI. La Torre: Cambio repentino, sucesos inesperados, catástrofe, pérdidas, accidentes.


XVII. La Estrella: Esperanza, posibilidades, creatividad, buenos presagios, fecundidad, conclusión laboral y de sueños.

XVIII. La Luna: Ilusiones, espejismos, engaños, malas relaciones y compañías, desgracias.

XIX. El Sol: Felicidad, amor, relaciones, colaboración amistosa, creatividad, logros artísticos, éxito.

XX. El juicio: Balance, reflexión, expiación, perdón, renacimiento, recompensa.

XXI. El Mundo: Desenlace, éxito, felicidad.

XXII. El Loco: Libertad, independencia, desenfreno, viajes, entusiasmo, inspiración.

Mientras que la arcana menor consiste en las mismas 56 cartas comprendidas en la baraja española, aunque sus diagramas gráficos no son iguales, representan los misterios menores del mundo manifestado. Cada carta del tarot representa una ley o principio universal, tanto correspondiente a los mundos espirituales como al mundo material. Las cartas del tarot funcionan sinergísticamente por la Ley de la Correspondencia, estando sincronizadas entre sí mismas con los eventos circundantes, según se encuentran planteados y conectados por el inconsciente del hombre.

Relación con la Kabala Para el destacado maestro Santiago Aranegui: “El Tarot es una representación directa del Árbol de la Vida, de los 22 caminos, de sus correspondencias planetarias y de los cuatro mundos de la cábala. Mediante el Tarot nuestro subsconciente se puede comunicar con nosotros y mostrarnos las condiciones tal como se encuentran trazadas en los archivos del akasha (la luz astral), según el delineamiento karmático existente. Debemos recordar siempre que la lectura del tarot no nos indica las condiciones definitivas a suceder, sino la forma en que se encuentran las mismas aspectadas cósmicamente en el momento del instante presente. Una vez que se puedan ver estas condiciones tal como se presentan, éstas deberán analizarse en cuanto a sus causas, efectos y repercusiones karmáticas, utilizando el conocimiento cabalístico para realizar las correcciones que sean pertinentes, a fin de poder saltar un nuevo futuro paralelo pero superior. En sí mismo, este es el objetivo del conocimiento en su totalidad, que no es otro que el llevar a cabo la corrección de las acciones pasadas para evitar los efectos negativos posteriores y no tener que enfrentarnos nuevamente en esta vida o en la futura con aquellos hechos que seguirán saliéndonos al paso hasta que lo resolvamos de una vez y por todas. Ninguna ley karmática puede ser eliminada, pero si transcendida si se hacen las correcciones necesarias. También mediante el uso del ritual cabalístico podemos neutralizar y transmutar las fuerzas negativas que trabajan detrás de las condiciones planteadas.

Tipos de Cartas Han existido varios Tarots desde épocas muy remotas, pero hay una grandísima semejanza, por no mencionar la palabra equivalencia, entre todos ellos, pero estimo que cuatro son los que más se aproximan a la verdad esotérica: el de Marsella, el egipcio, de los caballeros templarios, de Paus o tarot de los bohemios, Tarot de los delfos, tarot céltico, de los gitanos,  tator kabala, baraja española, tarot de Carlos VI, el de Arthur Edward Waite y el Aleister Crowley, Osho Zen, Golden Dawn.

Aunque el de Marsella se encaja muy bien por sus formas geométricas y por ser sencillo, basándome en los estudios encuentro que las cartas del Tarot de Crowley, quien fue un profundo estudiante de toda la filosofía esotérica y un iniciado de las artes ocultistas, son las más apropiadas y gráficamente representativas de las leyes cabalísticas, pero recomendado únicamente para expertos y los que tienen altos conocimientos en magia, esoterismo y simbología.

Criticado y admirado como ningún otro mago, se le tachó de ser el hombre más perverso del mundo, aunque tales acusaciones resultan muy discutibles porque ante todo era un libertario en una época poco tolerante, lo cual lógicamente atraía las críticas y su carácter megalómano le hacía crecerse ante ellas desafiando a sus críticos con declaraciones del tipo "Yo soy el anticristo, la bestia 666" y otras bravuconadas por el estilo, lo que provocaba aún más críticas. Nadie le puede negar su inmensa cultura y su influencia posterior en el esoterismo occidental al que incorpora elementos orientales: Sufíes, Tantra, Yoga, etc.



sábado, 1 de marzo de 2008

NUESTRA ENERGIA:FUENTE DE VIDA


VICTOR MANUEL GUZMAN VILLENA
M.·.M.·.

A la energía la podemos conceptuar como la fuerza de voluntad, el vigor, el tesón, el poder de virtud para obrar. Un cuerpo tiene energía cuando es capaz de producir trabajo. A menudo, utilizamos la palabra energía aplicada al ser humano, a un motor de combustión, a la fuerza del agua en la central eléctrica, a una central nuclear.


Aplicamos esta palabra a todo aquello que es capaz de realizar un esfuerzo de cambio, por eso una de las formas más importantes en que se presenta la energía es el calor y su fuente principal es el sol, y este astro de luz nos representa en lo que el hombre llama conciencia para actuar y transformar.

¿QUE ES EL DOBLE ETEREO?


Los fisiólogos han limitado su atención a la parte del cuerpo físico, bastante densa, para observar, muchos desconocen la existencia de este grado de materia todavía física, aunque invisible y que en la teosofía (doctrina de varias escuelas iluminadas por la divinidad) la llaman etérea, la misma que es la masa de neblina gris violeta débilmente luminosa que penetra la parte densa del cuerpo físico y se extiende un poco más allá de este.

Esta parte invisible del cuerpo físico es de importancia, ya que es el vínculo por el cual fluyen las corrientes vitales que mantienen vivo el cuerpo y sirve de puente para transferir las ondulaciones del pensamiento y la emoción desde el cuerpo astral al cuerpo físico denso; sin este puente no podría el ego utilizar las células del cerebro. 
 
¿QUE SON LOS CHACRAS?
Los chakras o centros de fuerza son puntos de conexión o enlace por los cuales fluye la energía de uno a otro vehículo o cuerpo. Cualquier persona que posea una grado de clarividencia los puede ver fácilmente en el doble etéreo, en cuya superficie aparecen en forma de depresiones, son vórtices giratorios de energía. Son centros de fuerza localizados dentro de nuestro cuerpo, a través del cual recibimos, transmitimos y procesamos la energía vital.

El propósito principal de trabajar con los chakras y entenderlos es el de crear integración y unidad dentro de nosotros mismos. De este modo, llevamos los distintos aspectos de nuestra conciencia -de lo físico a lo espiritual- a una relación armoniosa.


1º - CHAKRA DE TIERRA Este Chakra está localizado en la base de la columna vertebral y corresponde a la Energía Vital, la Actividad Física, la Auto-Confianza, el Asentamiento que tenemos en la tierra.
2º - CHAKRA DE AGUA Este Chakra está localizado en la zona del sacro y corresponde a la Creatividad, las Emociones y la Sexualidad.
3º - CHAKRA DE FUEGO Este Chakra está localizado a la altura del plexo solar y corresponde al Poder Personal, la Fuerza de Voluntad, la Iniciativa y el Intelecto.
4º - CHAKRA DE AIRE Este Chakra está localizado alrededor del corazón y corresponde a los Sentimientos, el Amor, el Idealismo, la Sensibilidad y la Actividad Mental.
5º - CHAKRA DE ÉTER Este Chakra está localizado en la zona de la garganta y corresponde a la Comunicación, el Habla, la Expresión Verbal y Emocional.
6º - CHAKRA DEL TERCER OJO Este Chakra está localizado entre los ojos y corresponde a la Intuición, el Discernimiento, la Capacidad de Tomar Decisiones y de Aprender.
7º - CHAKRA CORONARIO Este Chakra está localizado en la coronilla de la cabeza y corresponde a la Espiritualidad, la Inspiración y la Canalización. Es el Punto de Unión con el Universo.
EL TODO 

Finalmente, empezamos a reconocer que los diversos aspectos de nosotros mismos (físico, material, sexual, espiritual, etc.) funcionan conjuntamente, y que cada aspecto en sí es parte integral del todo.

Tomar conciencia de esto proporciona gran comprensión de cómo nosotros afectamos nuestros cuerpos, mentes, circunstancias para bien o para mal. Entender los chakras y su relación con nuestra conciencia es entendernos mejor.

Entendernos a nosotros mismos nos permitirá tomar decisiones desde el sitial de conciencia y balance; y no hacerlo cegados por influencias de fuerzas que desconocemos. El viejo adagio aún resuena: ¡conócete a ti mismo!

COMO A TI MISMO

La forma más poderosa de abrir, activar y balancear todos los chakras y mantener nuestro cuerpo y mente en condiciones saludables es amarnos incondicionalmente a nosotros mismos y a los demás. Esto puede no parecer una técnica científica, pero lo es.

El amor es el "sanador" más grande. El amor es la electricidad "vitalizadora", nutriente y sustentadora de vida. Cuando nos amamos a nosotros mismos y somos capaces de ofrecer este amor a los demás, mantenemos nuestro sistema cuerpo/mente cargado y vitalizado con esta electricidad.
Amarnos a nosotros, así como a los otros, incondicionalmente, puede sonar como algo difícil de lograr, pero en la realidad es tan simple como ¡empezar a creer que es posible!

TECNICAS DE ACTIVACION

Acuéstate, coloca la piedra correspondiente del reino mineral o un cristal de cuarzo transparente en cada uno de los chakras.


Relájate en una posición cómoda. Al respirar, imagina y siente un chakra y los órganos circundantes con fuerza vital. Haz esto para uno de los siete chakras.

Toma conciencia de tu respiración. La respiración consciente alinea tu cuerpo, la mente y el espíritu.

Usa tu imaginación. Es una de las herramientas más valiosas que posees para crear cualquier realidad que escojas.

Utiliza el poder vibratorio del sonido (canto, letanía, instrumentos musicales).Expande conscientemente tu expresión de amor incondicional, compasión, gratitud, perdón y creatividad.

Vive una vida de honestidad y total integridad.

Come frutas y vegetales frescos con los colores correspondientes de los chakras.
Chakra Coronario: violeta Chakra del Tercer Ojo: blanco Chakra Laríngeo: turquesa Chakra Cardíaco: verde Chakra del Plexo Solar: naranja Chakra Esplénico: amarillo Chakra Básico: rojo

*Coloca cristales de cuarzo transparentes en el agua que bebes.

*El servicio desinteresado ayudará a abrir los chakras de una manera natural, no forzada.

*Duerme cada cierto tiempo a la intemperie, acostado en el suelo, en un lugar bello de la naturaleza; con la cabeza hacia el norte, para así alinearte y cárgate con la fuerza electromagnética de la tierra.

Seguidores

.

Temas tratados