miércoles, 2 de septiembre de 2015

CONSIGUIENDO LA ATRACCION ENERGETICA


VICTOR MANUEL GUZMAN VILLENA

Según el famoso mago y cabalista conocido como Papús, los talismanes son formas que representan las fuerzas creadoras del astral, que es un elemento intermedio entre el alma inteligente y el cuerpo físico. Dicho de otro modo, son figuras compuestas por símbolos y nombres que se asocian por medio de la Ley de la Correspondencia que establece que existe una absoluta concordancia, relación y comunicación armoniosa entre todos los planos en los que se manifiesta la vida en el universo. Todas las leyes que rigen a un plano también rigen a los demás y esto hace conectarse por simpatía armónica con la las fuerzas que las mismas representan, pero su poder se activa mediante la intervención de la mente del humano, como agente cabalístico que es la que las hace entrar en función.

Los amuletos en cambio, son cualquier objeto o figura a la cual una persona le asigna un poder de protección aunque no represente por sí mismo una ley superior, como lo hacen los talismanes. De esa forma, una pata de conejo, una herradura o una piedra de cualquier tipo a la cual la persona que la usa le atribuye suerte y se convierte en amuleto.

Los símbolos han sido llamados formas oraculares y son patrones misteriosos de crear vórtices de fuerza en el mundo invisible. Históricamente han sido relacionados por poderes trascendentales, dice la tradición que los antiguos  egipcios, constructores de las grandes pirámides usaron pergaminos con inscripciones de nombres mágicos que eran colocados debajo de las piedras que iban a ser movidas, entonces uno de los sacerdotes o Kerihebs golpeaba las piedras con una varilla de metal y esto hacía que pudiesen ser levantadas y colocadas en sus respectivos sitios sin importar su peso.

Nuestro mundo es su totalidad es un símbolo del universo, la vida es el símbolo de las fuerzas que lo ejercen. Todos somos agentes trascendentales que usamos un lenguaje  que nos acerca el mundo material con el mundo mental para abrir puertas a las influencias positivas o negativas.

EL SELLO DE SALOMON

Es uno de los símbolos más potentes que jamás ha elaborado el pensamiento esotérico. Contrariamente a lo que se podría pensar no fue inventado por Salomón, si bien tomó su nombre quizá debido a la importancia del símbolo y para darle una pátina de antigüedad. Para Agrippa este símbolo era un emblema del ser humano como microcosmos, como reflejo y correspondencia de la estructura del Universo que es el macrocosmos.

En cualquier caso se trata de uno de los símbolos esotéricos más importantes y está formado por dos triángulos equiláteros, colocados uno con el vértice arriba y otro con el vértice hacia abajo. Los dos triángulos representan los cuatro elementos; concretamente el triángulo orientado hacia arriba simboliza a los elementos fuego y aire y el triángulo orientado hacia abajo el agua y la tierra.

Cuando los dos triángulos llevan en el centro un punto que simboliza la quintaesencia, representan todos los elementos del cosmos que forman al ser humano. Este quinto elemento constitutivo de la naturaleza es el más íntimo de todo lo que existe y puede definirse como el componente principal de todas las cosas a dos niveles en su grado vibratorio más elevado, ya que es energía original cósmica, primitiva, rica en potencial energético emana de un plano superior a su grado inferior formando la materia física conocida o traducida a ella. 

Una vez traducida a la forma física constituirá el alma energética de la misma, y su contenido vibratorio e informativo podrá ser extraído de la materia mediante los procedimientos alquímicos para ser transmitido, por ejemplo, a un líquido y transformándole en medicamento.

El Sello de Salomón combina la fuerza y la belleza, el simbolismo y la cualidad ilustrativa; todo ello permite expresar la verdadera esencia como símbolo de conexión entre ambos mundos; en este contexto, simboliza la relación que hay entre la ciencia y la metafísica, con elementos de medicina y magia, astronomía y astrología, y la conexión simbólica entre los jardines de recreo y el Jardín del Edén, entre el cielo y las cúpulas arquitectónicas y entre la cosmología tradicional y su nexo con la religión.

Actualmente a la quintaesencia se le identifica con la fuerza vital que se encuentra en todos los puntos del universo. Está relacionada con la búsqueda de la piedra filosofal que sería precisamente el grado vibratorio más elevado de la transmutación según los protocolos operativos muy precisos. Dicho proceso debe ser siempre bien canalizado por un operador que reúna las condiciones psicofísicas y espirituales adecuadas, mediante el desarrollo de un campo energético de gran potencia capaz de romper los vínculos de los componentes atómicos y transformar unos elementos en otros.


Seguidores

.

Temas tratados