viernes, 18 de mayo de 2012

HABLA AL SILENCIO


VÍCTOR MANUEL GUZMÁN VILLENA

El silencio no puede existir si no hay sonido, por lo que hay que hacer el ejercicio del silencio para llegar al sonido. El silencio tiene una particularidad, forzar al individuo a conversar consigo mismo, a mirar a si mismo y a conocerse a si mismo. Por tanto este misterio no se encuentra ni se descubre en el mundo, se encuentra y se aprende en el corazón de los humanos que lo buscan para mejorar su existencia. El silencio, aunque parezca raro decir, puede ayudar al ser humano a encontrar respuestas a nuestro propio misterio.

Hay tres tipos de silencio:

- El silencio físico que consiste en no hablar y estrictamente no generar ruido.
- El silencio mental se reduce a no pensar.
- El silencio espiritual es llegar al silencio total para encontrar el campo de la manifestación suprema.

Los pasos para encontrar el silencio son: El silencio como ejercicio mismo; y la meditación.

El primer paso es el silencio por el silencio, que radica en la fuerza de voluntad para ejecutarlo. Es aprender a controlar el manejo exacto de las palabras. Para lograr este silencio es necesario concentrar la atención en elementos mucho más sutiles casi imperceptibles que nunca está acostumbrado a escuchar como es el latir del corazón, el crujir de los pisos, la respiración.

El otro paso es callar para escuchar: Si estamos en la naturaleza magnimus y optamos por callar y suspender toda acción humana y demostramos un acto de humildad y de respeto aprendemos a escuchar los mensajes de la naturaleza a través del viento, el agua, los árboles y todo ello constituye un alimento a nuestro espíritu para sentir los mensajes puros sin prejuicios e intenciones.

El tercero es la meditación: Es un paso más allá del silencio en sí. Ya no es un alimento para el alma sino que constituye la esencia divina. La meditación nos permite realizar el silencio físico y el silencio mental, donde ya no es la voluntad sino que existe una fuerza más ajena que nos hace callar a nuestra mente. Es el momento en que tenemos que aceptar al pensamiento como un río, que fluyen ideas hasta que llega un momento en que se calla y lograr que fluya solo energía.

La concentración de la energía y la atención en el asiento del alma, sin aprehensión, sin deseos, sin ansiedades, dejando que se haga es imprescindible. La vida que llevamos tiene poca soledad, pero la misma que está cargada de penas, conflictos, alegrías, pero se vuelven insensibles, ya que jamás estamos solos, ya que estamos atados al ayer, al recuerdo; y los llevamos con nosotros estas cargas que no nos permiten dejar atrás el pasado y solamente cuando afrontamos y resolvemos en el momento preciso llegamos a la soledad.

Es importante llegar a la soledad y dar a este espacio importancia en la búsqueda de la virtud y la libertad. Ninguna virtud puede funcionar sin este espacio vasto en sí mismo, nos es necesario el silencio ya que no podemos tener contacto con lo nuevo si no estamos solos, sin ninguna experiencia, influencia, es decir tenemos que estar vacíos, -la vasija tiene que estar vacía para llenarlo-, y solo su espíritu silencioso tiene la posibilidad de ser claro. La única meta es generar un estado de espíritu capaz de dominar el pensamiento y si nosotros no establecemos verdaderos fundamentos contra el miedo, dolor, ansiedad no podremos salir y tener un espíritu libre de tortura.

El espacio y el silencio son necesarios para ir más allá de las limitaciones de la conciencia. La pregunta es ¿Cómo un espíritu activo puede estar en calma? Nosotros podemos moldearlo, perseguir un ideal que consiste en tener un espíritu calmado, pero no tiene ningún efecto si actuamos con rigor ya que se estanca. Ejercer un control en cualquier forma es represión, es decir se ejerce un conflicto, y la mayor parte de nuestras vidas son disciplinadas por las presiones exteriores de la sociedad, de la familia, de nuestros sufrimientos, de nuestras experiencias, nuestro conformismo a una ideología y a su estructura. Estas disciplinas son mortales, por lo cual debemos evitarlos a través de eliminar las represiones, temores.

Nuevamentente nos preguntamos y ¿Cómo hacerlo? No se trata de disciplinarlo y luego adquirir la libertad. La libertad hay que adquirirlo al principio y no al final. Comprenderlo es liberarse del conformismo en materia de disciplina. El acto mismo de aprender es disciplina, es decir se convierte en claridad para comprender la naturaleza de las cosas y toda su estructura. El silencio permite el encuentro consigo mismo, es un paso a otro nivel del sonido más armónico, por lo cual el silencio no puede ser descrito, ya que todo aquello que se puede describir es conocido, y uno no puede librarse de lo conocido sino sólo muriendo todos los días, para que las células del cerebro estén siempre frescas e inocentes, Pero esta cualidad no es de la belleza del silencio, este silencio es un pequeño comienzo como si uno pasara de un pequeño hueco hacia la inmensidad del océano y no podemos comprenderlo verbalmente sino hemos comprendido la estructura de la conciencia.

27 comentarios:

  1. Cuando una lectura te deja sin palabras, lo único que podemos aportar, es el silencio.
    Después de haber leído tantos relatos,tantos poemas, tanta Sabiduría en tus palabras, tengo que afirmar que eres un libre pensador, lleno de Luz y Conocimiento.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. El silencio se necesita para escucharnos... Muy hermosa entrada. Aprendo de ella. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Es un placer regresar de la entrañas del silencio, intentando armonizar mi piel con mi espíritu y encontrarme con esta Puerta Mágica hacia los sentidos.
    Me alegro de haber tocado en tu entrada, para retomar mi vida.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  4. Un tema muy interesante, en medio de tantos sonidos, poder estar en silencio significa poder estar a solas con uno mismo, captar el susurro del viento, la musica de las aves, el murmullo de las olas, aprender a escuchar a los demas,el silencio que mas he disfrutado siempre es el que me ofrece la lectura , este articulo me ha ofrecido pautas para aprender a disfrutar y a aprender a traves del silencio, gracias por este tema que has elegido, un gran abrazo

    ResponderEliminar
  5. "El silenciuo oculta muchos sonidos" Entre el alma y la razón
    Un abrazo
    Celia Alvarez
    Asturias, 23 de mayo del 2012

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Victor Manuel, valoro mucho sus mensajes y me gustaría conocerlo personalmente. Le invito para que el día Martes 29 de mayo conversemos en vivo y directo, en la Radio de la Casa de la Cultura, en el programa "A Pleno Sol" a las 10:30. Le ruego por favor confirmarme su asistencia.
    Atentamente
    Beatriz Fuentes
    23 de mayo del 2012

    ResponderEliminar
  7. VICTOR, MIS PALABRAS SON TAN POCAS PARA TAN GRAN SABIDURIA, ME ENCANTO, TRATARE DE APRENDER, BENDICIONES Y BESOS CON CARIÑO
    AMANDA
    23/5(/12 HS 18:19 P.M

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Victor Manuel, tus mensajes son muy valiosos para mí. Pienso que tanto el silencio como la soledad nos ayudan a conocernos,aceptarnos, comprendernos y así aprender a amarnos a nosotros mismos, algo muy importante para podernos relacionar mucho mejor con los demás.

    Un abrazo.
    Paz, Armonía y Felicidad para ti.
    AnaLucía Ponce

    ResponderEliminar
  9. Stella Amanda Valderrama24 de mayo de 2012, 22:25

    Victor Manuel:
    Profundo tu artículo; estoy de acuerdo. finalmente nos construimos en el silencio y la soledad. de ahí salimos energetizados a propagar nuestra luz.
    Stella Amanda Valderrama
    Medellín - Colombia, 24 de mayo del 2012

    ResponderEliminar
  10. José Luis Villagomez Valle24 de mayo de 2012, 22:27

    Estimado Victor, te agradezco tus publicaciones, son verdaderas enseñanzas, te ruego avisarme como suscribirme a tu portal, tambien te solicito si tienes alguna lectura sobre los ángeles.
    Cordiales Saludos:
    Jose Luis Villagómez Valle
    24 de mayo del 2012

    ResponderEliminar
  11. Gracias Víctor por este tema, me apasiona el silencio.

    ResponderEliminar
  12. Consuelo Sánchez Manzzini27 de mayo de 2012, 14:59

    Gracias amigo por enseñarme a valorar el SILENCIO
    Abrazos
    Consuelo Sánchez Manzzini
    Guayaquil - Ecuador, 27 de mayo del 2012

    ResponderEliminar
  13. Stella Maris Taboro27 de mayo de 2012, 15:01

    En mi silencio se expresa mi alma
    cuando te miro a tu ojos
    mi mirada habla en silencio
    con esa palabra
    que es la mas bella

    Stella Maris taboro
    México, 27 de mayo del 2012

    ResponderEliminar
  14. Mi querido poeta:
    Las palabras sobre el silêncio, el alma y el corazón tienen um poder de penetrar en el intimo de nuestro ser e nos quedar callados para usufruirmos de las benesses de la vida verdadera. Eso eres tu, mi querido.
    Irene Zannete
    Sao Carlos Brasil, 28 de mayo del 2012

    ResponderEliminar
  15. Irís Girón Riveros28 de mayo de 2012, 16:00

    El silencio y la libertad, son comienzos que nunca deberían terminar...
    Felicitaciones distinguido amigo virtual Víctor Manuel por este mensaje y vuestras obras literarias.
    Atte.
    Iris Girón Riveros
    Huanta - Perú
    28 de mayo del 2012

    ResponderEliminar
  16. María Augusta Paredes28 de mayo de 2012, 16:07

    Estimado amigo..... lo del !!Silencio !!! me consta .....
    Besitos
    AUGUSTA
    Ibarra Ecuador, 28 de mayo del 2012

    ResponderEliminar
  17. El Silencio me habla
    Hay cartas que nunca fueron enviadas por no hacer daño, y aunque el buzón de la vida tiene aristas cortantes en su flagelado nimbo; recuerdos marchitos, pronósticos del ayer; venganza de un recreo florecido que termina en un agua indescifrable como el llanto de la amapola asida al desnudo ligero de su talle, el motivo más pequeño engrandece si no haces grandes cosas a la vista de todos. No me queda más remedio que recurrir a ti, paladín del desierto que enarbola la ingravidez que sustenta y enajena, Silencio; qué cómodo estás en tu butaca de carmín y grana; cómo te denominas abonado del mar si eres como la inflexión, un nudo aparente que se implanta en la llanura del acto. No te detengas, albergue incruento de un dios que a veces provoca la caricia; entrena tus quehaceres, nada es sin el cuidado que exige la constancia. Hoy propongo la disminución de tu cuerpo, no cabrías en mi cuarto, has crecido tanto que deterioras las paredes de mi casa. Sé que estás triste por mí, que no quieres perderme y te lo agradezco; son dichos que plagian la lujuria de tu casta Brahma, pero trátame con igualdad para desheredarte un poco, para liberarte de tu generosa adhesión. Lléname de peros pero absuélveme de ti; a esta inflexión que alojas le faltan “muchos pocos” para propagar la vida. Mas ¡oh, silencio que tanto me diste! no dudes del acento que tus manos revisten en la versificación de tu sonoro silo. Soy literatura amenazada de cerezos cuando la niebla sopla y se aleja al confín del horizonte.
    Amenizada tarde la que reprime el verso escondido en la espuma del mar. Vibra el sosiego del crepúsculo entre los árboles que encarnan en hojas transparentes que conducen su savia al reguero de una siembra permanente – todavía no hay nada que recolectar y todo queda por hacer–. Giras entre mis dedos inasequibles al descanso, inasibles a la acción; transitas por entre los racimos de estas ruinas que engarzan un océano en su ocaso, asistido de mi fiel voluntad. Hoy te tengo una sorpresa, amigo Silencio, te saluda la voz que prospera en secreto. No me muerdas con tu brisa de quebranto, esa de cárcel aciaga, sea más bien con la festiva, la del requiebro. Pareces granado en tu misterioso enigma…
    El silencio se queda conmigo muchas horas y me insta al oído: –Ahora me voy. Sólo volveré cuando me llames–.
    En el crespón colindante al verso dormido se halla un aroma que inunda de alegría la paz del corazón con su flor blanca de jara verde.

    (Autora: Laura Olalla. D.R.)

    ResponderEliminar
  18. Estimado amigo y colega del pensamiento. Le felicito por tan hondas manifestaciones del alma, y le ruego acepte esta breve reflexión mía "El silencio me habla". Será un gran honor para mí recibir algunas palabras sinceras de este pequeño pensamiento. Le quedo eternamente agradecida. Desde Madrid- España...un fraternal abrazo.


    El Silencio me habla
    Hay cartas que nunca fueron enviadas por no hacer daño, y aunque el buzón de la vida tiene aristas cortantes en su flagelado nimbo; recuerdos marchitos, pronósticos del ayer; venganza de un recreo florecido que termina en un agua indescifrable como el llanto de la amapola asida al desnudo ligero de su talle, el motivo más pequeño engrandece si no haces grandes cosas a la vista de todos. No me queda más remedio que recurrir a ti, paladín del desierto que enarbola la ingravidez que sustenta y enajena, Silencio; qué cómodo estás en tu butaca de carmín y grana; cómo te denominas abonado del mar si eres como la inflexión, un nudo aparente que se implanta en la llanura del acto. No te detengas, albergue incruento de un dios que a veces provoca la caricia; entrena tus quehaceres, nada es sin el cuidado que exige la constancia. Hoy propongo la disminución de tu cuerpo, no cabrías en mi cuarto, has crecido tanto que deterioras las paredes de mi casa. Sé que estás triste por mí, que no quieres perderme y te lo agradezco; son dichos que plagian la lujuria de tu casta Brahma, pero trátame con igualdad para desheredarte un poco, para liberarte de tu generosa adhesión. Lléname de peros pero absuélveme de ti; a esta inflexión que alojas le faltan “muchos pocos” para propagar la vida. Mas ¡oh, silencio que tanto me diste! no dudes del acento que tus manos revisten en la versificación de tu sonoro silo. Soy literatura amenazada de cerezos cuando la niebla sopla y se aleja al confín del horizonte.
    Amenizada tarde la que reprime el verso escondido en la espuma del mar. Vibra el sosiego del crepúsculo entre los árboles que encarnan en hojas transparentes que conducen su savia al reguero de una siembra permanente – todavía no hay nada que recolectar y todo queda por hacer–. Giras entre mis dedos inasequibles al descanso, inasibles a la acción; transitas por entre los racimos de estas ruinas que engarzan un océano en su ocaso, asistido de mi fiel voluntad. Hoy te tengo una sorpresa, amigo Silencio, te saluda la voz que prospera en secreto. No me muerdas con tu brisa de quebranto, esa de cárcel aciaga, sea más bien con la festiva, la del requiebro. Pareces granado en tu misterioso enigma…
    El silencio se queda conmigo muchas horas y me insta al oído: –Ahora me voy. Sólo volveré cuando me llames–.
    En el crespón colindante al verso dormido se halla un aroma que inunda de alegría la paz del corazón con su flor blanca de jara verde.

    (Autora: Laura Olalla. D.R.)

    ResponderEliminar
  19. Pilar Martínez de la Vega1 de junio de 2012, 19:19

    Tan solo quiero decir gracias, por compartir tantas palabras y verdades maravillosas y que llegaron a iluminar mi mente y tocar mi corazón en el momento que más lo necesitaba para comprender y aceptar situaciones sin questionar tan solo aceptar.
    Gracias.
    Pilar Martínez de la Vega.
    1 de junio del 2012

    ResponderEliminar
  20. Mary Grueso Romero1 de junio de 2012, 19:25

    Que buen artículo! muchas gracias por compartirmelo.
    Mary Grueso Romero
    Buenaventura Colombia,
    1 de junio del 2012

    ResponderEliminar
  21. Sentimos represion cuando actuamos desde el ego. No oimos el silencio por el ruido constante y llenos de ilusiones que nos ofrece el ego...
    Lis, 12 de junio del 2012

    ResponderEliminar
  22. Marisol Suárez Montilla12 de junio de 2012, 9:56

    El silencio nos permite escuchar nuestra voz interior.
    Marisol Suárez Montilla
    12 de junio del 2012

    ResponderEliminar
  23. Daniela Jara León12 de junio de 2012, 9:58

    Bellísimo momento en la vida...El Silencio...Gracias!!
    Daniela Jara León
    12 de junio del 2012

    ResponderEliminar
  24. Martha Trujillo López12 de junio de 2012, 9:59

    Gracias por compartir este articulo tan reconfortante
    Martha Trujillo López
    12 de junio del 2012

    ResponderEliminar
  25. raquel Orzuj-www.orzuj.com.uy25 de junio de 2012, 9:56

    APRENDÍ DEL SILENCIO. ES IMPORTANTE PARA SER,PARA CREAR, Y SOBREVIVIR
    GRACIAS !
    RAQUEL ORZUJ
    INTERNATIONAL EDITORIAL CARTOONIST
    www.orzuj.com.uy

    ResponderEliminar
  26. SI LA PALABRA ES PLATA , EL SILENCIO ES ORO" ES MARAVILLOSO LO QUE SUCEDE EN UNA SEMANA DE SILENCIO. CUÁNTOS CAMINOS INTERNOS SE RECORREN Y DESCUBREN
    ME GUSTAN TUS ESCRITOS
    VAN CON MI CAMINO
    MUCHAS GRACIAS
    MIL BESOS DE LUZ

    ResponderEliminar
  27. Todo lo arrastra el viento.

    Canta y cuenta la lluvia.

    Las letras de agua caen
    rompiendo las vocales
    contra los techos. Todo
    fue crónica perdida,
    sonata dispersada gota a gota:
    el corazón del agua y su escritura.
    Terminó la tormenta.
    Pero el silencio es otro.

    Hay silencios necesarios, curativos, sagrados,impuestos, voluntarios.........pero nunca las experiencias son iguales. No existe la rutina con el silencio, porque el pensamiento y la reflexión trabajan y nos abre caminos.....
    Besos Víctor, excelente artículo

    ResponderEliminar

Seguidores

.

Temas tratados