domingo, 9 de octubre de 2011

SIMPLES ACCIONES PARA LIBERARNOS


VICTOR MANUEL GUZMAN VILLENA

Ha visto usted lector en las entregas anteriores como de las acciones más sencillas de contemplación podemos construir nuestro camino interior que nos conducirá hacia la quietud interior, hacia la libertad respeto del ego. Es decir a la liberación del hechizo del yo que todavía se esfuerza por alcanzar un relativo éxito que propicie la dependencia del aplauso para estimular su vanidad.

Nuestra vida se compone de la cotidianidad que nos impone la sociedad. El ir a comprar a la tienda más cercana puede significar una pérdida de tiempo por su repetición y por su forma mecánica de ejecutarse. Pero si en ese camino lo encuentra como personal, lleno del sentido de lo humano, donde pone su interior en orden y se renueva desde su esencia, ha cumplido su objetivo de cambio, porque su actitud y la perspectiva s fueron las adecuadas.

Los múltiples caminos que atravesamos y que se enfila en la vida diaria, como es ir hacer las compras, ir al trabajo, ir hacer los pagos, retirar a sus familias, o cualquier otra acción cotidiana, hoy se recorre a toda prisa y mecánicamente, por eso nos llega a hostigar todo lo que hacemos, es como una carga y comenzamos a caernos tedioso a nosotros mismo de lo que estamos haciendo, porque nos sentimos obligamos a ejecutar de esa forma. Por el contrario, realizamos lo mismo con recogimiento interior lo que de todas formas vamos hacer, allí tendremos la capacidad de percibir toda nuestra quietud interior. Así mismo es cierto que, cuando caminamos conscientemente, los numerosos paseos de la vida diaria nos conducen al orden y la calma interior.


Por eso es recomendable utilizar a modo de ejercicio sencillas tareas cotidianas como, por ejemplo, barrer, planchar, lavar, cortas el césped del jardín, cocinar, cuidar de nuestras mascotas, sacar a pasear al perro. Precisamente esas tareas que para algunas personas pueden ser desagradables pueden convertirse de este modo en un camino hacia la serenidad interior. Cuando limpiamos y arreglamos nuestro dormitorio, nuestro rincón predilecto en la casa, nos olvidamos por completo de nosotros mismo. Entonces, no sólo ordenamos la parte externa, sino que también la interna de nuestra propia existencia. Sin embargo, lo importante en todo ello es la actitud interior que asumamos.

Cuando nos abandonamos del todo a la actividad que estamos realizando, sin pensar mucho, la simple repetición nos llevará a la quietud. Con todo, al considerar lo cotidiano como ejercicio, el objetivo no es sólo encontrar sosiego.Lo que interesa es, en último término, la liberación respecto al ego. Tal es el verdadero camino hacia la quietud, pues el ego siempre está reclamando algo. El objetivo del camino es aproximarse a la esencia interior. La característica como “poner la vida al servicio del ser”. La esencia, el ser, debe salir en nosotros la luz. El yo, que fanfarronea sin cesar, no debe seguir cerrando el paso a dicha esencia: El ejercicio es el camino interior, es por encima de todo, un ejercicio de abrirse a la esencia experimentable de la interioridad, esencia desde la que habla y nos llama el ser.

Para algunas personas, correr es un buen camino hacia la quietud. Sin embargo, lo importante es cómo corremos. Si cada día nos proponemos correr más y más rápido, estamos todo el tiempo corriendo bajo presión. Pero si nos abandonamos sencillamente a correr, la carrera puede liberarnos de todo lo que nos intranquiliza. Podemos combinar el movimiento uniforme con una palabra meditativa o abandonarnos sin más al movimiento. Eso suscita en el interior de nosotros una cadencia interior que nos sosiega. Olvidarse de uno mismo nos libera de cavilaciones. En vez de preocuparnos de los kilómetros que corremos, nos sumergimos en el hecho de correr, y así disfrutamos de la naturaleza que nos rodea, del sol que despunta, del viento, de la fresca fragancia que emite la naturaleza, del olor del bosque, de las praderas, de los campos cultivados. Fundimos la naturaleza con nuestra carrera, con nosotros mismo.

Ahora que estamos en la etapa de transportarnos en forma limpia, el ciclismo viene a ser el mejor modo de dejar en nuestras casas los vehículos motorizados que contaminan e impulsar la bicicleta como parte integral de la movilidad urbana, y de mejoramiento de la salud a través de esta actividad física, es un buen camino para serenarse. Aquí se trata una y otra vez de los mismos movimientos, que acontecen de manera casi mecánica. Abandonarnos a estos movimientos regulares nos infunde calma. Montar en bicicleta puede convertirse, en verdad, en símbolo de la vida plena. Precisamente cuando el camino se empina y he de pedalear con esfuerzo, puedo ver ahí una imagen de todas las montañas interiores y exteriores que debo superar en mi vida diaria. Es necesaria la perseverancia para seguir adelante cuando entro en crisis, cuando todo se me pone cuesta arriba. Este trayecto diario que podemos hacer en este vehículo puede ser una metáfora de nuestra vida, ya que vamos superándonos a nosotros mismos haciendo frente a las dificultades, fortaleciéndonos, luchando y triunfando al llegar a nuestra meta impuesta.

 
La jardinería es otra forma de tranquilizarnos. Remover en forma rítmica la tierra del jardín tranquiliza. Precisamente cuando entramos en contacto con la tierra podemos dejar a un lado nuestros pensamientos, siempre inquietos, en vez de ello, me percibo a mí mismo en mi interior. Trabajar la tierra me pone en contacto conmigo mismo, con mi cuerpo. Percibirme a mí mismo me transmite calma y quietud. Muchas personas buscan calma en los monasterios, en las oraciones, en largos paseos, pero muchos eligen de propósito el trabajo en el jardín o la huerta. El sencillo trabajo de jardinería, les ayuda a serenarse, el contacto con la tierra les hace bien. Para quienes padecen desasosiego neurótico o estados de depresión, el trabajo con la tierra es saludable. La tierra ayuda a mantener los pies en el suelo. Por esta expectativa de trabajar con la tierra, tengo mucho cariño por la figura del campesino, del labrador del campo como figura de nuestra vida, que en sus tareas suelta la semilla. Una parte de la semilla cae en el camino estéril que puede significar nuestros fracasos, y otra parte cae el suelo fértil, donde da el fruto de la abundancia de nuestros logros. El cultivo también es otra metáfora de la vida humana. El humano es como reino de las plantas: de noche se acuesta, de día se levanta, y la semilla germina y crece sin que él sepa cómo. La tierra por sí misma produce el fruto: primero la semilla, luego crece el tallo, después explota la flor, luego aparece fruto. Es un símil de nuestros días. En el campo del alma, crece sin que nos demos cuenta el fruto de nuestro cambio.

Otras optan por una actividad más enérgica, como, por ejemplo, partir leña o serrar madera con ritmo regular. Así, pueden descargar tensiones internas y agresividad. Estas actividades fatigan, pero cuando se siente exhausto, cansado allí ahuyenta el desasosiego y produce en su interior un efecto relajante y tranquilizador derivado de la regularidad del trabajo hecho. Otro ejemplo es barrer cuidadosamente con movimientos que se repiten una y otra vez hace bien al alma. Ese quehacer exterior es símbolo del quehacer interno. Barro toda la suciedad fuera de mí, me limpio de todo el polvo que se ha acumulado en mí y se ha posado sobre mi alma. Así toda la tarea exterior, cuando la realizo con esmero y atención puede convertirse en un camino hacia la quietud.

Allí les ofrezco la puerta y al atravesarlo descubrirán un nuevo camino hacía sí mismos y encontrarán la llave de sus corazones. Así todo lo que hacemos y observemos puede convertirse en figura de nuestro camino interior, del de la transformación, como una imagen que se fije en nuestro espíritu hasta que penetre el cambio cada vez más profundamente en el núcleo más íntimo de nuestro ser. Tengamos el valor de enfrentarnos con nuestra propia verdad para recorrer el camino hacia la quietud. Sólo así podremos encontrar ese camino a la serenidad interior.

24 comentarios:

  1. Ana Francisca García10 de octubre de 2011, 16:10

    Siempre un regalo recibir tus perlas de belleza y sabiduria. Tambien me ha parecido muy interesante el diccionario que has enviado.
    Siempre te recuerdo y te llevo en mi corazon.
    Con amor y alegria
    Anna Francisca García treller
    Frigiliana España, 10 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por compartir este mensaje, le deseo que este comienzo de semana le depare solo cositas buenas que se prolonguen en cada dia de su vida
    Guadalupe Andrade
    California - Estados Unidos, 10 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  3. lindo víctor manuel. creo que la cotidianidad es la magia de las cosas sencillas.
    un gran abrazo Sylvia
    Quito - Ecuador, 10 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  4. alKYrseVICTOR ME REENCATO ES MUY CIERTO LO QUE DICE ,OJALA TODOS APRENDIERAN , AQUI UD TIRA UNA CEMILLA Y SALE , NO HACE FALTA CUBRIRLA CON TIERRA . ES MUY FERTIL
    GRACIAS POR TAN BUENAS ENCEÑANSAS . BENDICIONES ,CON MUCHO CARIÑO
    AMANDA
    10/10/11 HS 18:19 P.M

    ResponderEliminar
  5. Integrarnos en las pequeñas cosas de cada día, nos hace sentir formar parte del río de la vida.
    Hacer crecer un nuevo día desde la serenidad de la quietud en nuestra mente, es seguir el camino de armonía y la paz.
    Es un placer leerte siempre, querido amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Martha Patricia Ramírez13 de octubre de 2011, 0:05

    GRACIAS CORAZÓN POR ENVIARNOS COSAS BELLAS
    Martha Patricia Ramírez
    13 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  7. Maravilloso escrito. Me vino como anillo al dedo.
    Un fraternal abrazo
    Celia
    Puerto Rico, 13 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  8. gracias estimado Victor por estos lindos mensajes un abrazo de Yoly y Wily
    QUito - Ecuador, 13 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  9. Rosa Coutigno López14 de octubre de 2011, 10:58

    Muy interesanate artículo, para leerlo con calma y meditando cada oración que la compone, muchas gracias por compartirlo. Dios te Bendice.
    Rosa Coutigno López
    Zapopan, Jalisco - México
    14 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  10. Jesús Enrique Romero Rodríguez14 de octubre de 2011, 11:00

    gracias por este mensaje me parecio interesante por su contenido metafórico.
    Jesus Enrique Romero Rodriquez
    Caracas- Venezuela, 14 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  11. BELLOOOOOOOOOOO GRACIAS ME ENCANTOOOOO ME SERVIRÁ GRANDEMENTE
    Celis Rios
    Puero Rico, 14 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  12. Son cosas sencillas, simples, que sabiéndolas utilizar con Consciencia, ayudan muchísimo-
    Hay sabiduría en cada una de las notas de tu autoría.
    Un abrazo de Ser a Ser
    Delia G.J.
    Buenos Aires - Argentina, 14 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  13. HERMOSO MENSAJE MUCHISIMAS GRACIAS.
    Marita.
    Port Saint Lucie, FL
    Estados Unidos
    14 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  14. Clara Ligia Gil Gallego14 de octubre de 2011, 11:07

    LINDISIMO Y PRACTICO.GRACIAS.
    ABRAZOS DE PAZ Y ARMONIA.
    Clara Ligia Gil Gallego
    Bucaramanga - Colombia, 14 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  15. Consuelo Sánchez Mazzini14 de octubre de 2011, 11:25

    Interesante. Como toda su inspiración
    saludos
    consuelo Sánchez Mancini
    Guayaquil - Ecuador, 14 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  16. Muy interesante, gracias Victor Manuel.
    Suerte para ti.
    Un abrazo, AnaLucía.
    Quito - Ecuador, 14 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  17. Un mensaje que hace reflexionar sobre las cosas pequeñas que hacen grande la vida. Gracias.

    ResponderEliminar
  18. Dora Lucy Grisales Gurrero21 de octubre de 2011, 11:55

    HOLA MUCHAS GRACIAS,LINDO MENSAJE. ES DE MUCHA ENSEÑANZA NOS PONE A REFECCIONAR MUCHO. UN FUERTE ABRAZO ANGELICAL.
    DORA LUCY GRISALES G.
    COLOMBIA, 21 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  19. MI ERIDO AMIGO,ERES EL PRINCIPE DE LAS PALAVRAS! NO CONOSCO OTRA PERSONA IGUAL DE TI!
    KRASIMIRA MILANOVIC
    21 DE OCTUBRE DEL 2011

    ResponderEliminar
  20. Lo enviado Víctor querido, es una ternurita bañada de aprendizaje.
    mil gracias por compartirlo
    Besitos
    Maryta
    Buenos Aires, 21 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  21. Catalina Vega López21 de octubre de 2011, 12:08

    Estimado Sr. Victor Manuel Guzman.
    Hace ya casi un año que me llegan sus correos con sus interesantes poesias y escritos en prosa.
    La de hoy Simples Acciones.... me pareció particularmente interesante, se que usted no la escribió pensando en lo que a mi me hizo pensar. Siempre e irrepetiblemente cada frase, como "al descubrir tu don y ponerlo al servicio de los demás encontrarás plenitud
    · ( no textual), me llevaban a pensar y recordar en mi alma las enseñanzas que mi fé me ha dado. Dios y las enseñanzas de Jesucristo nuestro Señor, estuvieron siempre. Y lo digo con conocimiento de causa, ponerse al servicio del otro es una de las más dulces felicidades.
    Al hoy abrir su block e ir por primera vez a su perfil, mi sorpresa fue mayor, sus películas favoritas son también las mias, su musica favorita coincide en mucho con la mia, pero sus libros favoritos, exceptuendo uno odos que realmente no conozco son los mismos, y solo añadiría uno que es el que más me gusta "La Biblia" o el Libro.
    Gracias por sus escritos son profundos y estimulantes.

    Catalina Vega López.

    ResponderEliminar
  22. José Repiso Moyano22 de octubre de 2011, 11:42

    Cuando se pierde la capacidad de comprender, se pierde la capacidad de resolver cualquier problema.
    José Repiso Moyano
    Argentina, 22 de octubre del 2011

    ResponderEliminar
  23. DE VERDAD QUE UNA LEE TUS ESCRITOS Y SEDA CUENTA QUE LA VIDA ES BELLA. GRACIAS VÍCTOR MANUEL
    DORA GRISALES
    BUCARAMANGA - COLOMBIA, 1 DE NOVIEMBRE DEL 2011

    ResponderEliminar
  24. Hola Víctor Manuel, aquí leyendo fascinada tus artículos. Coincidimos en tantas cosas....Piensas y pienso de la misma manera, solo que tú lo sabes expresar con la palabra escrita, una habilidad que me falta, pero realmente es asombrosa la similitud de nuestros caracteres. Las múltiples tareas diarias que cada uno de nosotros desarrollamos, pueden ser cotidianas pero jamás rutinarias. En eso radica la esencia de hacer las cosas con otra perspectiva. Liberando nuestra mente, expandiéndola, generando estímulos tan necesarios para nuestra calma interior. Escuchar a nuestro propio yo, nutrirnos de él y nutrirlo a él. Considerando eso conseguiremos no solo ser eficientes al realizar nuestras tareas sino que lograremos estar en equilibrio con la naturaleza, el ambiente, el universo y principalmente con nosotros mismos.
    Excelente artículo Víctor
    Un beso
    Graciela Mendaro Berdoy

    ResponderEliminar

Seguidores

.

Temas tratados